Sant Adrià y Joventut, campeones de la Copa de España Alevín

Una grada llena. Una grada colorida. Una grada bulliciosa. ¿Qué más se puede pedir para terminar cuatro días de fiesta? Pedir, poco. Ofrecer, mucho. El esfuerzo, la calidad, el respeto entre compañeros, la ilusión, el deporte más puro. Ese fue el último regalo que los 32 equipos inscritos en la Copa de España Alevín hicieron a todos los aficionados que se han pasado por L’Alqueria del Basket de Valencia. Un despliegue de futuro garantizado para el baloncesto español donde tuvo que haber dos campeones sobre la pista (Joventut y Sant Adrià), pero donde todos se han ido con la sensación de haber ganado porque este evento ha nacido para perdurar en el tiempo.

Si las semifinales ya habían supuesto un aumento de intensidad y emoción, los partidos en los que se disputó el título fueron el mejor ejemplo del buen trabajo de cantera que se hace en España. La extensión de los fundamentos técnicos y de la pasión en el juego, una competitividad sana, fue amplísima en los dos encuentros. El acierto de los exteriores de la Penya supuso una razón de peso para un Valencia Basket que luchó con todas sus fuerzas y hasta el último minuto por agradecer los aplausos y el apoyo que le brindaban una afición entregada a su causa. El siguiente capítulo, la final femenina volvió a ser un ejemplo de lo que ha sido este campeonato: baloncesto de altísima calidad, entrega absoluta, igualdad y emoción y deportividad máxima. Tanto Valencia como Snatt’s Sant Adrià se merecían alzar el trofeo, pero el premio decayó en las manos de las catalanas tras un partido para el recuerdo. Miquel Llompart (Joventut) y Miriam Vilafranca (Sant Adrià) se llevaron además los trofeos individuales al mejor jugador y jugadora del torneo.

FINAL1

Si esto fuera poco, el ambiente de convivencia que se ha vivido se mostró en múltiples detalles. El baile de los chicos de El Palo en la entrega de premios o como los campeones esperaron para aplaudir a sus rivales en las finales, por no hablar del comportamiento cordial y deportivo de todas las aficiones, o el intercambio de amistades que se ha vivido en Valencia. Imágenes que demuestras que el deporte de formación alcanza al desarrollo personal de los niños y niñas.

FINAL FEMENINA

Snatt’s Sant Adrià 80 – Valencia Basket 77

CAMPEONAS

Igualdad. Con esta palabra se podría definir lo que fue la final femenina de la Copa España Alevín. Esa y otras. Entrega, pasión, técnica, coraje, emoción… Vocablos que sirven para calificar a dos grupos portentosos, entrenados por dos mujeres, Mireia Capdevila y Laura Cucarella, de alto conocimiento, que entregaron una final de impacto e infarto.

Los primeros compases ya mostraron esa tónica taquicárdica. Ninguna de las jugadoras iba a poner ninguna excusa sobre el parqué de la Central de L’Alqueria. Recursos que ambas plantillas tienen tras un año de trabajo que floreció en una final espectacular. A canastas de energía se sucedían otras de estilo depurado, debajo del aro o desde el arco. Nada fácil ante defensas que buscaban el robo y ayudas que llegaban para incomodar o taponar. El intercambio de canastas cesó mediado el tercer cuarto, donde el Sant Adrià mostró síntomas de cansancio y las anfitrionas aprovecharon para firmar un parcial con el que pudieron almacenar una renta de diez puntos (43-33).

Quien pensara que el encuentro estaba finiquito no era consciente de la calidad que atesora el Sant Adrià, campeón de Cataluña y club que ha ganado siete campeonatos de España en los últimos cuatro años. Dos canastas consecutivas de cuatro puntos dejaron en nada la renta que tanto le había costaba almacenar a las chicas taronjas y abrieron un parcial positivo con el que las ‘lilas’ pudieron ponerse por delante después de muchos minutos a remolque (50-51).

El primer golpe del Sant Adrià fue contenido por el Valencia Basket. Pero la insistencia no terminó allí. Elevando el tono físico, el conjunto catalán fue imponiendo un puntito más de fuerza en las piernas. Su defensa empezó a atragantarse al equipo naranja, que dejó de tirar desde fuera y no encontraba situaciones de contraataque. El Sant Adriá halló en Jana un motor desde donde propulsarse, relevada más tarde por la potencia Vilafranca o la dirección de Tania, una pelirroja pequeñita que es tan gran base como enorme su corazón. Pero el éxito era coral. No lo duden.

Cuando al empezar el último cuarto las catalanas lograron irse de diez puntos (65-77) también parecía que la final estaba decidida. Nueva equivocación. Con la nueva reglamentación impuesta en este torneo a modo de prueba, dos nuevas canastas de cuatro puntos, colocaron a las valencianas con opciones de remontar con dos minutos por jugarse (77-78). Sin embargo, un rebote ofensivo con canasta de Jana y una buena defensa hicieron que el título decayera finalmente del lado del Sant Adrià.

Declaraciones MIREIA CAPDEVILA (Entrenadora Snatt Sant Adrià)

“Hemos salido muy cansadas, pero poco a poco hemos podido ir imponiendo nuestro ritmo y creyendo en el trabajo que hacíamos, sabiendo que enfrente teníamos a un gran equipo como Valencia.”

quintetoCHICAS

Quinteto del Torneo

Miriam Vilafranca (Sant Adrià) MVP

Julia Sarrio (Valencia Basket)

Laura Raczka (Estudiantes)

Celia Martínez (Stadium Casablanca)

Gabriela Escorial (Estudiantes)

Mejor entrenador: Mireia Capdevila (Sant Adrià)

Fair Play: Celta de Vigo

FINAL MASCULINA

Joventut Badalona 101 – Valencia Basket 75

CAMPEONES

La mañana de finales se abrió en la Pista Central de L’Alqueria con los dos mejores equipos en el cuadro masculino: Valencia y Joventut. Dos estilos distintos e igualmente interesantes y formativos. El campeón valenciano apuesta con el argumento de su buena defensa e intensidad ofensiva. La Penya, subcampeón catalán, haciendo de la velocidad y la verticalidad su talante en ataque.

Con la grada abarrotada comenzó un encuentro que se fue desarrollando en una extrema igualdad en sus primeros compases. Pese a que la Penya intentó salir imprimiendo un ritmo fuerte, el Valencia lo contrarrestó con su buena posición defensiva. Los dos primeros cuartos se movieron en esta dinámica (26-24, min 16.).

La ruptura se inició en el tercer cuarto. El Joventut inició un periodo en el que empezó a notarse más cómodo y confiado. Presionando las líneas de pase y, sobre todo, la subida del balón de los anfitriones, el cuadro catalán logró encadenar varias acciones de pérdida y canasta fácil que provocaron sus primeras ventajas. El tiempo muerto de Paco Pardo y, posteriormente, el descanso (41-29) permitió al cuadro taronja tomar algo de aire y colocar un quinteto con jugadores más altos.

Sin embargo, la reacción fue baldía porque el acierto de los verdinegros no sólo se mantuvo, sino que creció y esto provocó un aumento de la confianza que hizo aumentar la distancia rápidamente. Cinco aciertos, dos consecutivos de Morales, desde fuera de 6’25, que suman cuatro en el marcador en este torneo, terminaron de minar el partido (65-45, min. 32), pese a los intentos del Valencia Basket, que no bajó los brazos ante los ritos de ‘Este equipo no se rinde’ que venían de la grada de L’Alqueria (84-56, min. 40).

El último cuarto no supuso en ningún momento una bajada de tensión. Peñuela, Llompart, Coll… seguían añorando con penetraciones o con tiros liberados. Por el Valencia, Hernández, un chico sordo que entiende el baloncesto a las mil maravillas, y Gallego, añadido posteriormente en el mejor quinteto, percutían el aro con fuerza y acierto. Los dos adversarios aprovecharon cada minuto para seguir formándose y aprovechar un evento único en su dimensión, incluso, con un arreón de energía final del Valencia Basket. La grada agradeció el esfuerzo con un sonoro aplauso ante el reconocimiento de ambos rivales, que tuvieron gestos de deportividad y respeto mutuo al concluirse el partido.

Declaraciones HECTOR SÁNCHEZ (Entrenador Joventut Alevín Masculino)

“Estamos muy contentos. Hemos trabajado todo el año para que nos saliera un partido como el de hoy, jugando ante un gran rival, muy físico y con grandes jugadores. Nos ha salido nuestro juego, hemos podido cerrar el rebote, ser rápidos, defender… Yo siempre pienso lo mismo, que si trabajas y te esfuerces consigues que los chicos progresen”.

quintetoCHICOS

Quinteto del Torneo

Miquel Llompart (Joventut) MVP

Roger Sandoval (Maresme 3 Viles)

Pedro Campo (El Olivar)

Salva Gallego (Valencia)

Pavel Reyes (Estudiantes)

Mejor entrenador: Paco Pardo (Valencia)

Fair Play: El Palo

 

Valencia-Sant Adrià (F) Valencia-Joventut (M), finales de la Copa de España Alevín

Emoción, intensidad y diversión. Los tres ingredientes principales del minibasket se sintetizaron en la tercera jornada de la Copa de España Alevín. La llegada de las eliminatorias intensificó el aroma a buen baloncesto y provocó que el ambiente en las gradas tomará un colorido cada vez más intenso. El preámbulo de la ronda de cuartos por la mañana sirvió de anticipo a las semifinales de la tarde, donde los cuatro favoritos por cada cuadro, tanto femenino como masculino, lucharon por las plazas de la final. Definitivamente, serán Joventut y Valencia Basket (11:00), en chicos, y Valencia Basket y Snatt’s Sant Adrià quienes pugnarán (13:00) en la pista central de L’Alqueria del Basket por el primer título de la Copa España Alevín. El torneo concluirá con la entrega de trofeos, incluido el de mejor jugador, entrenador y afición.

El doblete del Valencia Basket en las finales, jugando en casa, asegurará que se repita el lleno que durante todo el día de hoy se vivió en L’Alqueria y aplaude el buen trabajo que se está realizando desde la base en la entidad taronja. La confluencia de aficiones de distintos lugares de España, sin ningún tipo de incidente, ha convertido a la Copa de España Alevín en una verdadera fiesta, acentuada aún más por los concursos y actuaciones que se fueron sucediendo en los descansos. La imagen de las chicas del Snatt’s Sant Adrià aplaudiendo en mitad de la pista a sus compañeras del Estudiantes, que casi les remontan 18 puntos de desventaja, fue la fotografía perfecta de la simbiosis de competitividad y buenos valores que están demostrando los 32 equipos participantes en esta primera edición.

Las cuatro semifinales fueron disputadísimas, con encuentros que se definieron por pequeños detalles y que mostraron el altísimo nivel de un campeonato que ha nacido para perdurar. El pundonor del Estudiantes femenino, campeón de Madrid, casi estuvo por darle la vuelta a un partido que había comenzado como un monólogo del Sant Adrià (32-13), campeón catalán. Lo que parecía pan comido terminó siendo casi una indigestión por la energía que pusieron las alevinas del Ramiro. Lideradas por su capitana, Laura Raczka (25 puntos), corriendo y forzando el rebote ofensivo, llegaron a forzar a falta de un minuto para el final el empate (95-95), pero un triple de Jana sentenció el encuentro más bonito de la tarde. Antes, las campeonas valencianas, el Valencia Basket habían asegurado su pase a la final ante el Stadium Casablanca, primer clasificado de Aragón. Las locales fueron cocinando a fuego lento su superioridad, manifestada en una defensa que dejaba pocos huecos para entrar en la zona rival (62-53). La local Candela Sabater terminó siendo la máxima anotadora con 15 puntos.

El espectáculo también se mostró en las dos semifinales masculinas. En la primera, en un duelo de canteras históricas, el Joventut de Badalona fue superior (88-80) a un Estudiantes que también tuvo que luchar contra la corriente del marcador adverso. La insistencia coral del Estudiantes no logró silenciar el alto ritmo que impuso el balear Miquel Llompart (22 puntos) para comandar hacia el éxito a la Penya.

En el segundo partido, el que cerró el día, el Valencia Basket y el Maresme 3 Viles, campeones de Valencia y Cataluña, protagonizaron un encuentro que se movió en rentas muy ajustadas. Los locales contaban con mejores físicos, pero los visitantes mostraron la excelencia técnica de la llamada ‘Escuela catalana’. Una delicia para los sentidos el poder comprobar el buen juego y entusiasmo de ambos equipos, aunque al final el resultado decayó para el Valencia, con jugadores más físicos y apoyado en una buena defensa y un rebote que le permitía salir rápido hacia el aro rival (85-73).

Semifinales, menos disputadas

Por la mañana se definieron las semifinales. En un portentoso partido, donde los dos equipos alcanzaron la cota conjunta de 203 puntos, el Joventut doblegó 108-95 a un luchador Olivar de Zaragoza, campeón de Aragón. En el resto de emparejamientos se vivió una diferencia más evidente: Estudiantes-Gran Canaria (85-34), Maresme 3 Viles-Manises (88-37) y Joventut-Obradoiro (88-37). Esta misma tónica, con claras favoritas, se repitió en el lado femenino, con resultados que dejaban cuatro semifinalistas: Stadium Casablanca (76-47), Estudiantes-Viladecans (66-15), Sant Adriá-Castilla Sport (78-27) y Valencia-Celta (75-44).

Anuska, la guerrera de Narón

Anuska sonríe. La capa de timidez se diluye tras cruzar cuatro palabras. Entonces emerge ese acento gallego y ese brillo en los ojos. Es puro desparpajo, todo valentía. Y es única. Como todos y todas, pero ella es la única. En la Copa España Alevín hay más jugadoras, pero Anuka compite en la categoría masculina con su equipo, el Baloncesto Narón. Esa excepcionalidad ella la lleva con absoluta naturalidad. Le da igual. Porque ha sido la norma. Su equipo es mixto y como tal ha competido durante toda la temporada. Sin hacerlo nada mal. Segundos en el campeonato gallego. Esa condición les permitió recibir la invitación de MHL Sports para estar en la primera edición del torneo. "Realmente somos dos chicas, pero la otra tenía un viaje de estudios y no podía venir", afirma Anuska.

El Baloncesto Narón marca ese límite abierto. En una localidad creciente de 40.000 habitantes, en la bocana de la Ría de Ferrol, esta entidad vinculada a un centro escolar no pueden completar suficientes fichas para sacar equipos porque las chicas suelen decidirse por estructuras de clubes femeninos o hacen otros deportes. "Integramos a las que quieren con los chicos. Y los dividimos por nivel, no por género. Si ellas pueden jugar a un alto nivel, ¿por qué no van a hacerlo en el grupo más avanzado?", incide Pablo, entrenador del equipo desplazado a Valencia. La dinámica del equipo se mantiene, salvo por pequeños detalles. Anuka necesita un vestuario para ella sola para cambiarse y para ducharse, aunque luego tiene permiso para compartir habitación. "Soy una más. Me lo paso bien porque mis compañeros son muy majos", dice esta joven guerrera de doce años, integradísima.

Pero este cuento puede tener un final no tan feliz. Seguramente la Copa de España Alevín sea la última estación de este viaje de igualdad para Anuska. La regla en Galicia impide a las chicas jugar en categoría masculina cuando pasan a canasta grande. Pensando en Anuska y en su compañera Sara, la del viaje de estudios, el Baloncesto Narón propuso en la última reunión de la Federación Gallega de Baloncesto suprimir esta norma para no romper un grupo magnífico. Pero no lograron los apoyos necesarios y Anuska tendrá que cambiar de club la temporada que viene e ingresar en alguna entidad femenina de la cercana Ferrol si queire seguir jugando el campeonato autonómico (en el municipal si se permiten equipos mixtos en preinfantil). 

Por eso Valencia es tan especial para Anuska. Se despedirá de su equipo, de esos compañeros que la tratan como una más, en una convivencia que seguramente les valga para mucho más que pare jugar al baloncesto, para afianzar lazos de igualdad y romper barreras entre géneros. Anuka lo ha hecho en L'Alquería. Con su sonrisa y su acento gallego.

La tecnología de Playsight, en la Copa España Alevín L'Alqueria del Minibasket

La tecnología ha cambiado nuestras vidas en las últimas décadas.  Su implantación en nuestro día a día ha facilitado tareas que eran impensables no hace mucho. El deporte no es un ámbito ajeno a este cambio. Las aplicaciones en distintas tecnologías nos llevan a una revolución cuyo fin no se percibe todavía en el horizonte. La Copa de España Alevín está sirviendo como campo de pruebas para instalar un novedoso sistema de estudio audiovisual que permite tanto mejorar el desarrollo técnico y táctico del juego, como también transmitir, editar, analizar y compartir vídeo de manera totalmente automática y en tiempo real.  La empresa PlaySight ha instalado un novedoso sistema de seguimiento en la pista central de L’Alqueria del Basket que permite el análisis audiovisual de los partidos y su difusión en directo.

Aunque el sistema fijo puede llegar a tener hasta 5 camaras, aquí PlaySight ha instalado un sistema temporario de 2 cámaras, una ubicada en un fondo y otra en una posición central, que emiten en máxima calidad (4k) de todos los partidos del torneo que se disputan en la Copa de España Alevín. Este dispositivo permite, por medio de una aplicación para móviles, seguir en directo el partido, cambiando de cámara en cualquier momento mientras los entrenadores y árbitros disfrutan de herramientas como repetición instantánea y VAR, para que puedan analizar jugadas en tiempo real. 

El usuario puede interactuar durante la emisión, volviendo hacia atrás para visualizar una jugada con opción de añadir notas de voz y dibujos tantas veces cómo quiera, mientras el video original de toda la sesión sigue rodando. El servicio permite, además, marcar los momentos para poder luego buscarlos con más atención o desarrollar una edición en vídeo. Hasta diez personas en pista pueden estar al mismo tiempo utilizando la tecnología de Playsight, mientras el numero de personas conectado a las cuenta de aficionados, que permite recibir el video en su totalidad automáticamente en sus cuentas, es ilimitado. Para los entrenadores es una herramienta fabulosa para poder realizar el estudio del adversario o poder hacer un seguimiento individual de un jugador. Las posibilidades son numerosas.

Además, la plataforma de Playsight almacena automáticamente en la nube  personal de cada usuario todos los encuentros transmitidos, que incluye una plataforma de edición de vídeos muy sencilla de utilizar. El acceso a la web permite un análisis mucho más amplio de todas las posibilidades de la plataforma, creando y compartiendo videoclips, además de permitir tener una amplia base de datos, fácilmente clasificados, de cada equipo y/o jugador. El enlace da acceso de manera sencilla a la difusión de estos vídeos en distintos soportes y su traslado a las redes sociales y plataformas de vídeo.

El Joventut de Badalona ha sido el primer club español en instalar esta tecnología en sus pistas de entrenamiento para mejorar el alcance de estudio de sus equipos y jugadores. 50 países en todo el mundo han integrado este sistema, cuyo origen se vinculó al tenis, pero que en la actualidad se ha diversificado a distintas disciplinas, dada su validez para el estudio del deportista. La Copa de España Alevín y MHL Sports han querido apostar porque la mejor de las tecnologías estén a disposición de los equipos participantes, de los aficionados y de cualquier persona interesada en ver el baloncesto de formación desde cualquier ángulo.

Jorge Garbajosa: "Un torneo de formación siempre es una fiesta"

El próximo día 9 de julio Jorge Garbajosa cumplirá dos años al frente de la Federación Española de Baloncesto (FEB). En su agenda de objetivos se marca en rojo la necesidad de seguir potenciando el valor de la formación como base que sustenta el proyecto deportivo del baloncesto en España. El apoyo a torneos como la Copa de España Alevín no se muestra simplemente con palabras, Jorge Garbajosa fue el padrino de honor de MHL Sports en la concesión del premio Emprén Esport L'Alqueria del Basket por la promoción y desarrollo de eventos deportivos y, en concreto, de la Copa de España Alevín. El mandatorio federativo apuntala la necesidad de seguir reforzando el minibasket como la puerta de entrada, desde la diversión, de muchos niñas y niños hacia el deprote de la canasta.

¿Cómo valora que en una misma instalación se reúnan 32 de los mejores equipos alevines de España tanto en categoría femenina como masculina?

Muy positivamente, por supuesto. Un torneo con equipos de formación es siempre una fiesta, y nosotros lo vivimos cada año en todos los Campeonatos de España de selecciones autonómicas y clubs que organizamos. Reunir a todos estos equipos demuestra además que el baloncesto de nuestros jóvenes despierta interés y que todos los estamentos nos volcamos en su formación, que es trabajar para el futuro del baloncesto español.

Además, esta cita se desarrolla en L'Alqueria una de las mejores instalaciones de Europa. ¿Qué importancia tiene para el baloncesto español poder contar con instalaciones de este nivel?

Una importancia capital, no sólo por la instalación en sí misma, que desde luego es excepcional, sino por todo lo que se vive en ella en torneos como éste de equipos alevines. Para el baloncesto español, L’Alqueria es un orgullo.

En paralelo a esta cita se desarrolla un congreso de Minibasket.  ¿Cuáles deben ser los puntos prioritarios en la formación de formadores en estas categorías?

Nuestros entrenadores de minibasket son muy buenos, de los mejores de Europa sin duda, porque están entregados a la etapa más importante en el desarrollo de los niños y niñas en baloncesto: la iniciación. Son los responsables del primer paso en la formación, de fomentar la ilusión por practicar nuestro deporte. Creo que éste es el gran objetivo de los formadores, que los pequeños se ilusionen y empiecen a vivir el baloncesto como lo que es: un estilo de vida que les va a ayudar en su crecimiento no sólo deportivo sino también personal.

A principios de año apadrinó a L'Alqueria del Minibasket en los premios Emprén Esport de la Fundación Trinidad Alfonso. ¿Es indispensable contar con estos reconocimientos dentro de la base?

Los reconocimientos son muy importantes, en este caso aún más porque se trata de reconocer el trabajo de promoción y de base sin el cual la pirámide del baloncesto se desmoronaría. La FEB y la Fundación Trinidad Alfonso trabajamos en proyectos comunes y compartimos la visión de que el baloncesto es mucho más que unas competiciones, que victorias y derrotas. Al final siempre se compite, pero lo verdaderamente imprescindible es fomentar en la sociedad los valores humanos y deportivos que transmite el deporte en general y el baloncesto en particular.

¿Qué valores deben ser las piezas básicas del aprendizaje en esta etapa?

Por supuesto, el concepto de equipo, el compartir el esfuerzo con compañeros y compañeras para aprender que el éxito nunca es individual sino colectivo, resultado del trabajo en común. Y el del trabajo, transmitir que sin dedicación, esfuerzo y capacidad para superar las dificultades, no se puede crecer. Y por encima de todo, entre estos jóvenes, la diversión, que se diviertan jugando a baloncesto, que se ilusionen por seguir haciéndolo.

¿Cuándo comenzó a jugar al baloncesto? ¿Qué recuerdos tiene de su etapa mini?

Creo que todos los que hemos jugado a baloncesto, hayamos llegado o no a ser profesionales, tenemos muy buenos recuerdos de nuestra etapa en el Mini. Los primeros amigos, las primeras victorias, las primeras derrotas también, los consejos de nuestro entrenador, la ilusión de nuestros padres por vernos felices…

Desde la Federación, ¿cómo se trabaja en el desarrollo del Minibásket? ¿Hacia qué dirección debe dirigirse?

Cada año ponemos mucho empeño en que los Campeonatos de España de Minibasket sean mucho más que una competición deportiva, por eso fomentamos la participación de las selecciones de absolutamente todas las comunidades autónomas y la presencia de padres, familiares y amigos. En lo estrictamente deportivo, conjuntamente con las Federaciones Autonómicas y los clubs, hacemos un seguimiento de niños y niñas desde estas primeras edades, que a medida que van creciendo son más personalizados.

¿Qué destaca del trabajo de los clubes españoles en esta fase?

Que es excelente, y no sólo el de los clubs sino también el de las Federaciones Autonómicas, cada una a su nivel de exigencia y posibilidades. Lo podemos comprobar cada año en los Campeonatos de España de todas las categorías de formación y en el nivel de calidad con que nuestros jóvenes llegan a las Selecciones. Es un trabajo al nivel de los mejores países de Europa y del mundo.

¿Cree que es parte del éxito del posterior crecimiento de los jugadores ya en canasta grande?

Por supuesto. Ya lo he dicho antes: sin base, la pirámide no aguanta. No es casualidad que un significativo porcentaje de jugadores y jugadoras que acaban llegando a las selecciones absolutas hayan tenido su primera experiencia en el Minibasket y en especial en los Campeonatos de España.

Más artículos...